Skip to content

Invertir en Vaca Muerta

invertir en vaca muerta

Muchos inversores se preguntan cómo invertir en Vaca Muerta hoy en día. En esta guía te explicamos como hacerlo, por qué conviene una inversión y opiniones. No te vayas y sigue leyendo!

¿Cómo invertir en Vaca Muerta?

Uno de los motores fundamentales del desarrollo que el actual gobierno apuesta por la economía argentina es Vaca Muerta. Este es uno de los yacimientos fundamentales de petróleo y gas del planeta y, en el subsuelo, hay un valor proporcional a unas cuantas veces el PBI argentino.

Guía para invertir dinero en Vaca Muerta Argentina en 2020

Hoy en día una de las maneras para invertir en Argentina es Vaca Muerta, se puede hacer a través de desarrollos inmobiliarios. Pero existen maneras alternativas para los argentinos, por ejemplo invirtiendo en acciones de YPF, una de las principales empresas que operan en Vaca Muerta.

Para invertir en Vaca Muerta se deben seguir unos simples pasos:

  1. Registrarse en un broker online confiable.
  2. Realizar un deposito mínimo.
  3. Buscar la empresa por la que desea invertir en acciones.
  4. Monitorear los rendimientos.

Te puede interesar: guía para invertir en la bolsa Argentina con poco dinero

¿Por qué invertir?

El potencial que tiene la Vaca Muerta es grande, entre las principales razones para invertir encontramos lo siguiente:

  • Según un informe distribuido por la AIE (Agencia Internacional de la Energía) en 2013, los activos de Vaca Muerta están valorados en 16.200 millones de barriles de petróleo. A los costos actuales, esto es idéntico a unos U$D 850 mil millones.
  • El informe equivalente de la AIE evaluó las reservas de gas de Vaca Muerta en 308 trillones de pies cúbicos (TCF). Lo que podría compararse con la expansión de las reservas actuales de la nación en 10. Lo que es más, a los costos actuales, es idéntico a unos U$D 900 mil millones.
  • Por lo tanto, el absoluto de Petróleo y Gas en Vaca Muerta tiene una estima de mercado proporcional a múltiples veces el PBI argentino, todo lo que la nación produce durante 4 años.
  • Como lo indica la Agencia de Inversiones de Argentina, continuamente en 2023 las tarifas de Petróleo y Gas Natural alcanzarían los 15.000 millones de dólares, casi una cuarta parte de las tarifas totales de Argentina durante 2019 que fueron de U$D 65.115.

Un último y significativo factor favorece a Vaca Muerta, está situada muy lejos de los focos urbanos y a una profundidad mayor de 2.500 metros, situándola bien debajo de los nuevos manantiales de agua, disminuyendo los peligros naturales y haciendo su extracción más segura.

Las nuevas inversiones

La industria de la vitalidad argentina ha experimentado cambios notables en los últimos 30 años. La desregulación petrolera de los años 90, permitió una cooperación funcional del segmento privado, así como la aparición de sólidas especulaciones e incrementos en curso que permitieron, de manera autografiada, pero adicionalmente la tarifa de los hidrocarburos.

Hacia el comienzo de los nuevos mil años los principios cambiaron. El Estado comenzó a tener una sólida mediación que fijaba los derechos comerciales, los bajos e inseguros costos internos del negocio, la congelación de los gravámenes y las limitaciones de diversa índole, procedimiento que terminó en 2012 con la confiscación de YPF, que pasó nuevamente a manos del Estado.

En esta situación única, la creación de petróleo y gas disminuyó por completo y la nación necesitó reubicarse nuevamente hacia la importación de hidrocarburos, dada la desinversión en el segmento debido a la ausencia de directrices claras.

Hoy en día en la nación hay otro escenario político y monetario que progresivamente ayuda a la especulación. Desde su sospecha en 2015, el nuevo gobierno se fijó el objetivo de volver a incrustar a la Argentina en el planeta y llevar a cabo especulaciones para aumentar su capacidad latente; para ello, tomó estimaciones significativas, por ejemplo, el fin de las limitaciones comerciales, coincidió la obligación con las retenciones, reordenó los impuestos abiertos y eliminó las restricciones a las importaciones.

Además, hizo que la Agencia Nacional de Promoción de Inversiones y Comercio Internacional fuera un punto de contacto para las organizaciones que necesitan poner recursos en la Argentina, fomentando su incorporación en la nación.

En esta nueva situación, el entusiasmo de las organizaciones vecinales y mundiales por poner recursos en el petróleo y el gas no acostumbrados es sumamente notable dada la alta probabilidad que tiene este tipo de vitalidad, particularmente en Vaca Muerta, que es la principal región no regular de la nación. Además, se han hecho importantes declaraciones y deberes de riesgo donde la administración concurrió con varios animadores, nuevas directrices del juego que lo hacen mucho más atractivo.

Inversión en Vaca Muerta: opiniones finales

Vaca Muerta, uno de los campos de hidrocarburos más grandes del mundo, se ha convertido en un imán para multinacionales como Shell y ExxonMobil y su giro, aún en sus primeras etapas, promete ser vital para el futuro monetario de Argentina.

El monstruoso desarrollo, que abarca 30.000 kilómetros cuadrados en el suroeste de la nación, con su punto focal en la zona de Neuquén, en 2018 vio emprendimientos que sumaron 4.000 millones de dólares, con distribuciones que este año sumaron 7.491 millones de dólares.

Vaca Muerta comenzó a hacer furor en 2011, cuando YPF, la mayor organización petrolera de Argentina, en ese momento limitada por la española Repsol, informó de una notable revelación de tiendas.

La confiscación de Repsol provocó una disminución de la empresa privada al deterioro de las de YPF, un patrón que comenzó a invertirse en 2015.

Con un entusiasmo mundial creciente, hace un año -a pesar de la forma en que la economía argentina entró en crisis- fue inequívoco para algunos emprendimientos del acuerdo, que alcanza a más de cuatro regiones argentinas.

La afluencia de declaraciones no cesa, y en mayo la Anglo-Holandesa Shell informó que aportará tres mil millones de dólares en más de cinco años para el enorme avance de tres territorios de Vaca Muerta que hasta hace poco eran sólo para investigación.

La organización estadounidense ExxonMobil prometió dos mil millones de dólares en más de cinco años para el mejoramiento de un territorio dentro del desarrollo, en el tazón de Neuquén.

En algún lugar del rango de 30 organizaciones a la fecha tienen concesiones en Vaca Muerta, con YPF, actualmente restringida por el Estado argentino, a la cabeza, y los mamuts mundiales de la división se están aventurando, en lo que es la segunda mayor reserva de gas no regular del planeta y la cuarta mayor reserva de petróleo de su tipo.

Estos importantes actores de la asociación están en Vaca Muerta con empresas anhelantes, cuya llegada por la especulación puede tardar bastante, en una mente constantemente alucinante en el mundo macroeconómico y político de Argentina.

A pesar de la explosión de la empresa, Vaca Muerta está lejos de darlo todo, ya que su monstruosa mejora apenas llega al 5%.

Por cierto, Vaca Muerta está cambiando poco a poco la guía de vitalidad de Argentina, que a lo largo de los últimos cinco años se ha ido recuperando de largos períodos de caídas progresivas en la extracción de hidrocarburos debido a un continuo desarrollo de los no ordinarios.

La mejora de Vaca Muerta es vital para la economía de la nación, que últimamente ha sufrido una verdadera falta de vitalidad, en particular de la gasolina gaseosa, lo que le ha obligado a confinar la utilización y a provocar un gran número de importaciones que han subvertido sus registros.

Actualmente este jardín del desierto de petróleo promete la independencia y crea un enorme salario futuro de comercio exterior a partir de los excedentes.

Según información del Instituto Argentino de Energía, en 2018 las tarifas de potencias y vitalidad sumaron 4.190 millones de dólares, con un salto interanual del 69,2%, y las importaciones de potencias y ungüentos, a pesar de que llegaron a 6.529 millones de dólares, se desarrollaron a un ritmo más lento (14,1%), disminuyendo así la escasez, en 2.339 millones de dólares, en un 27,9%.

Como lo indica un informe continuo de la Bolsa de Comercio de Rosario, en una situación tradicionalista, las tarifas de hidrocarburos de la Argentina podrían llegar a 8.200 millones de dólares a partir de 2023, alrededor del 33% de los arreglos actuales del increíble segmento agro-moderno, que son alrededor de 25.000 millones de dólares.

Sea como fuere, si Argentina lleva a cabo una estrategia de especulación contundente en Vaca Muerta, podría llegar a 25.400 millones de dólares en el comercio de hidrocarburos para 2030.

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido